¿Qué requisitos y documentos se piden para solicitar préstamos personales?

Hoy en día, nadie duda de que el panorama crediticio nacional ha cambiado, y es de conocimiento general que existen muchas alternativas al modelo de financiación tradicional de los bancos. No obstante, conviene tener en cuenta que no es lo mismo la contratación de un préstamo personal con una entidad bancaria “de las de toda la vida” que con una empresa de capital privado. Estas últimas se han especializado en ofrecer opciones financieras que resultan muy atractivas para un público generalizado, ya que combinan varios factores muy interesantes para una utilidad más cotidiana:

  • Cantidades pequeñas pero suficientes. Este fue el origen de los microcréditos, ya que se demostró en la India en los años 70, que pequeñas ayudas puntuales, con intereses razonables, servían de gran ayuda para los solicitantes, y además los importes eran devueltos en la mayoría de los casos, superando el 98% de éxito. Por eso ofrecen cantidades de hasta 1000€, que se adaptan a las necesidades de una gran mayoría de ciudadanos.
  • Rapidez: Desafortunadamente, como dice el dicho, las desgracias nunca vienen solas. Y además de meternos en un inesperado problema, suele ser de manera muy urgente. Y este es otro de los puntos fuertes de este tipo de empresas: tienen la capacidad y los medios para realizar el ingreso del dinero en menos de 24 horas desde que comienzas la solicitud. Esta celeridad se antoja fundamental en casos de urgencia.
  • Disponibilidad absoluta: Los procesos son 100% online, y, por lo tanto, accesibles para el cliente desde cualquier lugar del que se disponga de internet, y también a cualquier hora del día, o de la noche. Además de evitar esperas, desplazamientos y papeleos. Todo en minutos, y con un teléfono móvil.
  • Simplicidad: Proceso rápido e intuitivo, que sin duda facilita y agiliza el proceso

Por tanto, podemos concluir que la inclusión de estos factores ha sido un total acierto y han convertido un servicio que se antojaba complicado en algo rápido, sencillo y al alcance de casi cualquiera. Aunque para ello, va a ser necesario cumplir una serie de requisitos, y presentar una serie de documentos para garantizar el préstamo, y a su vez proteger al cliente si se estima que con su perfil puede ser un riesgo. En cada entidad pueden ser ligeramente diferentes, pero, en la mayoría de los casos van a ser similares a los siguientes:

  • Documento Nacional de Identidad (DNI): El documento, obviamente, debe de ser válido y vigente y el objetivo de este es demostrar a las empresas, principalmente, dos factores:

    -Ser residente en España: Si no vives en España, es altamente probable que tu solicitud sea rechazada, ya que para la concesión del préstamo exigen este requisito.

    -Ser mayor de edad a la hora de solicitar el préstamo: Por motivos legales, se debe tener más de 18 años para solicitar este tipo de servicios. Si bien, muchos de los prestamistas, en busca de una mayor estabilidad, pueden incrementar esa edad mínima hasta los 21 años.
  • Disponer de teléfono móvil y de una cuenta de correo electrónico: estos requisitos son los más fáciles de cumplir, pero también son necesidades habituales para compartir información, validar y certificar procesos necesarios en cualquier contrato.
  • Estar en posesión de una cuenta corriente en España: de este modo, el proceso de transferencia del dinero del préstamo es más sencillo y se adapta a los estándares de tiempo prometidos al usuario.
  • Presentar un justificante de ingresos mensuales: No es condición necesaria que sea mediante un trabajo, sino mostrar que se ingresa dinero mediante una forma regular, como pueden ser los siguientes:

    -Nóminas de trabajo: la presentación de una o varias nóminas, sin duda facilitará la concesión de un crédito.

    -Recibir el pago de un alquiler: justificar ingresos regulares mediante un contrato de alquiler a tu favor, suele ser condición suficiente para solicitar un préstamo.

    -Una prestación: existen de varios tipos, como el pago del INEM por desempleo, jubilación, u otro tipo de prestación son habitualmente aceptadas. Aunque en el caso de jubilación, si la edad es muy avanzada, puede ser un factor determinante a la hora de no ser aceptado.

    -Ser autónomo: Aunque no se posea una nómina convencional, no es factor excluyente para acceder a este tipo de servicios.

Como norma general, los citados anteriormente son documentos y requisitos que la mayoría de las entidades nos van a exigir, aunque existen otros, que tampoco es extraño encontrar, que pueden ser los siguientes:

  • Declaración del IRPF del último ejercicio. Mediante este documento, comprueban la relación de ingresos que se han obtenido, para tener una imagen más clara de la vida del solicitante.
  • Extracto bancario de los últimos 3 meses: Más información acerca de los hábitos financieros del solicitante, que, por una parte, garantizan la devolución del préstamo, y por la otra protege al cliente de movimientos irresponsables.

Si quieres conocer más a fondo conceptos sobre los préstamos o con qué finalidad se solicitan los préstamos, te interesará también este post.